Bienvenido a Clínica Dental Bernat Hervàs

Horario : De Lunes a Sábado: 08.00-14:30 y 16:00-21:00
  Nº Teléfono : 960703858 (L´Alcúdia) / 926261148 (Almagro)

Incrustaciones

Las incrustaciones  son pequeñas porciones de cerámica ( u otros materiales, como el composite) que sustituyen partes de dientes que se han fracturado o que deben restaurarse porque hayan padecido alguna patología , como la caries  o una fractura y se utilizan especialmente en dientes posteriores y cuando el daño no sea tan extenso como para requerir la colocación de una corona.

Incrustaciones de porcelana

Siempre que sea posible optaremos por las incrustaciones antes que una restauración coronaria completa, ya que la destrucción dentaria para la preparación de una incrustación dental es mucho más conservadora que para una corona dental.

Además, el margen de terminación se encuentra más alejado del espacio intracrevicular de tejido gingival por lo que aumenta la biocompatibilidad con los tejidos de soporte y se mejora la accesibilidad para el terminado y la limpieza. Un margen más visible también permitirá verificar con más facilidad el asentamiento del colado y permitirá que el agente cementante pueda escapar más fácilmente.

Fundamentalmente, la incrustación dental se realizará cuando el diente posea suficiente espesor en sus cara libres (vestibular y palatina), para lograr la protección necesaria durante las fuerzas funcionales y oclusales.

En cambio a diferencia de las coronas completas, las incrustaciones de porcelana no son tan retentivas y por tanto la preparación debe de ser muy meticulosa. Sólo podremos hacerlas en dientes perfectamente intactos con coronas clínicas de forma normal y longitud promedio. También tendremos en cuenta que para las incrustaciones se limitan los materiales a utilizar (tipo de metal o cerámicas especiales).

Indicaciones:

Dientes con forma anatómica normal. Pacientes con un bajo índice de caries. Dientes con una longitud de corona dentro del promedio. Casos donde sea necesario modificar la superficies oclusales en rehabilitaciones o problemas de disfunción. Dientes que actúan como retenedores de una prótesis parcial removible. Dientes con caries que no se pueden restaurar con otro tipo de operatoria.